Miguel Ángel Rodríguez Vacelar. Socio fundador, VACELAR ABOGADOS.
Historias de Asociados

Miguel Ángel Rodríguez Vacelar. Socio fundador, VACELAR ABOGADOS.

admin on 29 noviembre, 2016 with 0 Comments
Share

unnamed

Cuéntanos, ¿En qué consiste tu proyecto? ¿Cómo surgió la idea de crear tu empresa?

En el año 2010 me encontraba ejerciendo la abogacía por cuenta ajena, y entendí que era el momento de cambiar de aires, ante lo cual pensé en un principio como piensan la mayoría de los compañeros de profesión que están en una situación similar: buscar otro despacho de abogados donde seguir desarrollando mi carrera profesional. Sin embargo, poco después comprendí que no podía demorar más el sueño de cualquier abogado, lo que de verdad hace disfrutar de esta profesión plenamente: montar mi propio bufete de abogados. Así fue como decidí “tirarme a la piscina” y emprender el proyecto que nació en junio de aquel año: “VACELAR ABOGADOS”, un despacho donde he volcado mi idea de “bufete”: CERCANÍA TOTAL al cliente tocando todas las ramas del Derecho, tanto a particulares como a empresas.

- ¿Cuáles han sido las mayores dificultades que has encontrado en el camino? ¿Cómo te ha ayudado AJE Madrid en el proceso emprendedor?

Iniciar un proyecto empresarial no es fácil. Los abogados estamos acostumbrados a los problemas normales de nuestro trabajo, pero cuando montas tu propio bufete, tienes que sumar a esos problemas los inherentes a gestionar una empresa. Entre ellos destacaría el diferenciarnos en el sector, lo que es especialmente complejo dada la enorme cantidad de despachos de abogados existentes en Madrid. Nosotros optamos por dar un servicio generalista, en el que tocamos todas las ramas del Derecho, y apostamos por diferenciarnos en la calidad de nuestro servicio y en el trato al cliente, y creo que lo hemos conseguido, con independencia de que hemos podido distinguirnos en algunas materias como el Derecho Civil, Mercantil, y dentro de este último, especialmente en materias de Patentes, Propiedad Intelectual e Industrial.

AJE Madrid es una herramienta indispensable para poder participar del tejido empresarial de Madrid. Te pone en contacto con gran número de empresarios y emprendedores rompiendo “barreras” a la hora de interactuar entre nosotros y poder construir sinergias.

- ¿Qué es lo más gratificante de tu faceta como emprendedor?, ¿de qué te sientes más orgulloso? ¿y el mayor aprendizaje? ¿qué consejo le darías a alguien que está pensando en montar su propio negocio?

En nuestro sector es tremendamente difícil (alguno diría que imposible) intentar diferenciarte en algo tan manido (pero en realidad no tan practicado) como la calidad del servicio que ofrecemos y el trato que damos a nuestros clientes. Lo fácil es intentar diferenciarte dedicándote solo a un sector legal especifico, lo que nosotros hemos rechazado de plano, no hemos querido cerrar puertas a los clientes ya que, hoy en día, no entendemos viable ofrecer a una empresa (por ejemplo) un servicio relativo a una materia y pedirle que se busque a otro abogado si tiene un problema en otra bien distinta. Apostamos claramente por un SERVICIO INTEGRAL Y DE CALIDAD.

En ese sentido hemos desarrollado, con eficacia y satisfacción, un trato a la empresa como cliente prácticamente idéntico al que se suele tener tradicionalmente con el cliente “persona física”, en contra de la costumbre que parecen desarrollarse en los despachos y asesorías legales en cuanto a tratar al empresario de manera más “práctica”, más calculadora, bajo ese dicho que no comparto de que “las empresas no tienen sentimientos, son solo números”. Detrás de toda empresa hay personas físicas que se están jugando su dinero (y sus sueños), y esas personas sí que tienen sentimientos.

El mejor consejo que se le puede dar a quien piense en montar su propio negocio es que no tenga miedo. Puede parecer una “frase hecha” pero está lleno de certeza, porque cuando uno piensa y valora emprender, no para de escuchar y leer todo tipo de problemas y “calamidades” que se va a encontrar hasta el punto que desanimarse no es que sea fácil, es que es casi lo normal. Lo más difícil que tiene que hacer un emprendedor es atreverse, vencer ese primer paso. Las empresas no se pueden montar desde la seguridad total, si no desde la ilusión, y no hay ilusión sin riesgo. Yo de lo que más orgulloso me siento es de haber podido dar el paso en su momento.

Para más información: www.vacelar.com

about the author